Tantra: La Sexualidad Sagrada

El tantra y la sexualidad

  • Otra imagen metafórica del tanta es la serpiente. Según esta filosofía, la serpiente se encontraría en la base del sacro, y es a lo que se le denomina “kundalini”. En la medida que esta serpiente iría adquiriendo diversas experiencias, ascendería hasta alcanzar la contemplación. La serpiente comenzaría a ascender desde la parte inferior a la parte superior del cuerpo para alcanzar el fin más alto o la unión indisoluble con la divinidad. La elevación de kundalini en la sexualidad surgiría en el momento del orgasmo y correspondería al placer supremo al igual que el estado de conciencia universal. Este momento en las prácticas tántricas sugiere ser aplazado para ir elevando progresivamente la conciencia y así mantener el estado de placer.
  • En cuanto a la vida de pareja o relación con los demás el tantra propone la unión desde la aceptación. La sexualidad tendría un carácter sagrado, ya que es el amor universal lo único que lograría mantener la unión de opuestos
  • El orgasmo vendría a ser parte del camino hacia la elevación de la conciencia.

    Bioquímica del Masaje Duo

    Las sensaciones que se producen en los estados placenteros, se deben a la producción de distintas sustancias bioquímicas en nuestro organismo.

    Para entender lo que ocurre en el ambiente del masaje a duo es necesario entender principalmente la acción de la feromona y la endorfina (conocida como hormona de la felicidad).

    La feromona es una hormona (sustancia química) que se produce en el organismo humano en edad adulta. El término “feromonas”, proviene dos raíces griegas: pherein, que significa transferir y hormone que significa excitar. Éstas cumplen un rol imprescindible en la comunicación de los animales: uno la libera y el otro la recibe y crea una respuesta.

    La feromona entre los mamíferos, como señal, sería recibida por el sentido del olfato de modo inconsciente. Ésta entraría por la cavidad nasal y sería captada por receptores, los que conducirían la información a nivel cerebral, generando, por lo tanto, una respuesta.

    En diversos estudios realizados tanto en hombres como en mujeres se ha concluido que, en ambos casos, ha habido cambios de conductas tanto hormonales como sexuales al aplicar un compuesto de feromona. Estos cambios tienen directa relación con efectos psicológicos como, por ejemplo, aumento de autoestima al sentirse más atrayentes y la disminución de la ansiedad.

    En base a la investigación, se especula que el amor es una sustancia bioquímica liberada por un individuo y que se traspasaría a otro individuo a través del olfato. Por lo tanto, la atracción tendría  una responsabilidad feromonal disuelta en el ambiente.

    Las feromonas se producen en el cuerpo humano (en la piel y otras glándulas). En una etapa posterior, surgirían una serie de eventos fisiológicos los cuales entregarían una sensación placentera. Esto último ocurre principalmente gracias a la producción de endorfinas en el organismo.

    Así como la feromona se produce en la piel y da paso a la liberación de endorfinas, a los 15 minutos de masaje también comenzaría la secreción de esta misma hormona. A nivel cerebral, serían las endorfinas las que producirían un efecto placentero y de relajación además de la disminución del dolor.

    Conclusión

    Se puede concluir que la sensación de placer definida por el budismo tántrico como un “estado de iluminación”, tendría un sentido bioquímico en el cuerpo humano.

    Sentir la unificación en un ambiente estaría mediado por compuestos químicos orgánicos, hormonas, que se liberan y se captan entre la pareja. Finalmente, el estado de bienestar surgiría gracias a la acción de las endorfinas, tanto en el amor como en el masaje.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *